“¡HASTA LAS RAÍCES!”

 

HOY HABLAREMOS DE

SINDICATOS Y DEPORTE

Durante muchos siglos la Humanidad se movía ajena a las estructuras que, desde hace más de un milenio, le van estrangulando la esencia de su vida: la libertad que Dios  regala al Hombre con su capacidad de razonar al crearlo inteligente. Hay quienes se han enterado del cambio pero esta minoría se mueve en un mundo de seres que parece que han arrinconado ese precioso don de Dios. ¿Por qué nos enfrentamos a esta situación? Sencillamente porque es consecuencia de ese mismo don y del amor del Creador a su criatura predilecta que le ha puesto una condición:  “para, por tu parte,  merecer ser feliz eternamente a mi lado tienes que probar que entiendes el primer mandamiento: Me amarás sobre todas las cosas”.

Y esa prueba  consiste en: “vencer a Satanás”, que se moverá en torno nuestro como dice el Apóstol “como león rugiente, buscando devorarnos”.

Profundizar en esta realidad constituye el “leitmotiv”  principal y casi único de mis libros, charlas, boletines y escritos. Cuántos me han leído y conocen a fondo saben muy bien que mi objetivo favorito es “abrir los ojos” de  cuántos íngenuamente viven ajenos a la “Ley de la Historia” (¡la más trascendental de las “Leyes” que rigen la existencia humana!).

Puede que casi  parezca una obsesión mi insistencia en la“omnipotencia absoluta” de la Sinagoga de Satanás y su“control universal” de la Sociedad humana, especialmente en los últimos cien años y especialísimamente desde la victoria Aliada de 1945 que marca el punto final de la hegemonía de Europa en el Mundo que cede a los Estados Unidos, máximo instrumento al servicio del Sionismo Globalizador, desde ese momento…

Pero deben tener en cuenta que ese dominio se extiende, en el año 2018,  a las últimas ramificaciones de las últimas raíces del tejido social y no únicamente de las  grandes Instituciones mundiales (ONU, UNESCO, FMI, PARLAMENTO EUROPEO, Gobiernos todos del orbe, Altos Tribunales de Justicia,  etc).

Hoy voy a tocar un tema que parece baladí y, sin embargo es de importancia suma: el control sindical de toda organización de hombres que unes sus fuerzas y sus esfuerzos con cualquier objetivo. En este caso: el deporte.

Quizás pueda extrañar que este escritor que desde que toma decisiones propias exhibe sus “genes falangistas”  y, por lo tanto considera que los tres pilares sobre los que se fundamenta la Política son: la FAMILIA, el AYUNTAMIENTO y el SINDICATO (porque como decía José Antonio“Nadie nace en un Partido Político, pero todos formamos parte de una familia, de un ayuntamiento y vivimos de un trabajo”), y desde que empezó a trabajar hace 73 años, ha considerado uno de los peores males de la Sociedad, es el “SINDICATO DE CLASE”… y lleva quince lustros combatiéndolo… porque es exactamente el “oppositum per diametrum”, del verdadero SINDICALISMO. No hay peor enemigo del obrero que esa “mona del diablo”.

Continúa mi argumentación  en este “audio” adjunto,  que completa este envío. No olviden escucharlo:

Probablemente este escrito llega tarde y no tendrá ningún efecto, pero lo envío para que conste en próximas y similares circunstancias.y, a lo mejor como siempre hay alguien que aprende, aprovecha el consejo y la lección.

Gil De la Pisa Antolín