RUMBO A LAS CHECAS

YA NO SOY EL ÚNICO

Cuando escribo, y lo hago desde la primera juventud, procuro estar seguro de lo que afirmo. Inicié ese camino, en la Revista del Colegio. Con 18 años, entrevisté a Gastón Baquero, Jefe de Redacción del “Diario de la Marina” –y desde ese momento nació nuestra amistad –. Continué en el órgano de la Universidad Santo Tomás de Villanueva –“QUIBÚ” y, así hasta hoy. No me importa ir contra corriente, sólo intento servir a la Verdad. Me tiene sin cuidado si me quedo solo como me ha ocurrido muchas veces, esa circunstancia. A pesar de todo seguiré dejando constancia de la realidad, guste o no guste.

Si no complace a los responsables del órgano con el que colaboro, les digo “adiós, muy buenas” y hago mutis por el foro. Me ocurrió en Gavá con la revista local “Brugués”, cierto día no les gustó una crítica mía a lo que veía, sin consultarme suprimieron lo que, a su entender podía molestar a algunos personajes de la vida local… y, sin dudarlo, nunca más volví a escribir en esa publicación. Ocurrió por los años sesenta del pasado siglo, ahora es “portavoz” de los políticos que gobiernan. (Casualidades de la vida, mi nuera –periodista- la dirigió, tres décadas después, y se sorprendió cuando al leer lo escrito en los años de la fundación de la revista, se topó con mi firma…)…

Pero, por supuesto, me encanta ver que otros se suman a mis tesis. Esto es más reconfortante. Es el caso del artículo adjunto del gran escritor y humorista de los buenos, Alfonso Ussía en “LA RAZÓN”.

Más de una vez he declarado que tenemos ideas muy diferentes, pero coincidimos en temas fundamentales: el amor a España y a Cantabria, ver el lado divertido de cuanto acaece, o defender los grandes valores esenciales: vida, verdad, libertad, etc. Él es monárquico convencido y yo falangista declarado y consecuente, que si bien no he dudado del patriotismo de D. Juan (y “quiso luchar en la Armada… y habría muerto en Baleares…), pero ajeno a la realidad de la España resucitada por la Victoria. Nunca entendió que su padre había “enterrado” y “liquidado” la monarquía borbónica: ni tampoco que la nueva Monarquía “instaurada por Franco” no fundamentaba sus derechos en la “herencia” sino en EL TRIUNFO DE LAS ARMAS que borraron de España toda la mierda “roja”, “separatista” y masónica. Era legítima por una razón de más peso y su naturaleza era común a la de los Reyes Católicos. Y esta realidad objetiva no la podrá cambiar nadie. Ni aun los sedicentes CONSTITUCIONALISTAS. Hoy Felipe VI reina en España como continuador de la Monarquía fundada por Fernando de Aragón e Isabel de Castilla. ¡Guste o no guste!.

No se fundamentaba –ni jamás se podrá fundamentar— en la Monarquía borbónica y liberal, “¡felizmente fenecida!” (José Antonio dixit), por culpa del último Borbón (Alfonso XIII) huyendo cuando debía plantar cara a los enemigos de España. Dijo que “no quería ver derramar sangre española por su culpa” y, por su cobardía, se envalentonaron los criminales y provocaron la Guerra civil y el mayor derramamiento de sangre que ha conocido nuestra bimilenaria Historia.

Dicho esto. Me alegra el ver que ya no soy el único español que marca el camino hacia donde se precipita nuestra Patria: ¡las checas y el tiro en la nuca!…

Si España no despierta — ¡y pronto!–, se echa a la calle y da una patada a Pedrito y a “su Jefe”, Pablin, en donde todos sabemos, allí, nos veremos desgraciadamente, en dos o tres años, a más tardar.

Cuando, en 1957 decía a todo a cuantos me rodeaban que “Cuba en dos años sería marxista, me tachaban de visionario… y, por supuesto, de “facha”. Pero con precisión de reloj suizo, el 1º de enero, Fidel entraba en la Habana, trayendo la “Libertad”…marxista. O sea el paredón, la ruina del país, el hambre y la miseria que acompaña siempre a la “libertad marxista” que nos traerán Pedrito y Pablín.

Su argumento era idéntico al de los venezolanos de hoy (según cuentan los ya “escarmentados”, que han salido a tiempo y viven libres “en España”…), utilizado para negarse a ver lo que suponía la llegada de Chávez al poder

“¡Eso aquí no puede pasar aquí!…

Pero resulta que, sí, pasa,… y pasó.

En Cuba no me creían (alegando “tener un nivel de vida igual” al de los Estados Unidos). Según ellos: “el marxismo sólo triunfa en países del Tercer Mundo…”.

En Venezuela, igualmente, estaban convencidos de que “su Patria no podía ser una nueva Cuba”, ¡a ellos no les podía pasar eso!…

Hoy, en España volvemos a repetir el argumento, (aunque con otras palabras):

“ya estamos escarmentados, ya estamos vacunados… por lo que se vivió en

1936-1939, y no volveremos a 1931….”.

¡Seguro!…, por eso, ya se ha cumplido mi primera “profecía”.

Anuncié, hace dos o tres años el Segundo Frente Popular. Y ya gobierna el marxista Pablo Iglesias mediante su marioneta Pedro Sánchez (el que se tiene que repetir cada media hora: “Yo, soy el Presidente del Gobierno, yo soy el Presidente del Gobierno”, porque no se lo cree aun. ¡Siempre igual!, los Socialistas “abrazan” a los “comunistas” y estos, se comen con patatas a esos zoquetes o “rojos aguados”… Exactamente como hizo Carrillo en 1936 con los Sociolistos

¿Qué por qué acierto? Sencillamente por dar razón al viejo adagio: “Sabe más el diablo ‘por viejo’ que por diablo”.

He vivido el “Terror rojo”, la preparación y desarrollo de la “revolución cubana” –(desde antes que tomara las riendas de la misma, Fidel Castro)– , he vivido “los AÑOS DE ORO” del Régimen del 18 de julio, y el nuevo el “suicidio” (mediante la Constitución dictada por los agentes de la Sinagoga de Satanás, con las “Autonomías” como bomba de relojería modélica, provista de una preciso cronómetro para su explosión en el momento exacto) de ciegos y lerdos compatriotas, ¡”adoradores ingenuos”! de la Democracia Constitucional sionisto-masónica” . Y sé lo que afirmo.

Ya, en 1966, algunos intentamos abrir los ojos, de nuestros compatriotas, colaborando con Don Blas Piñar… ¡todos nosotros, para los listísimos y sabios demócratas éramos unos ilusos “fachas” por preveer, con diez años de anticipación los frutos lógicos de la previsible destrucción del Régimen. El perjuro y la traición de los colaboradores de Franco y especialmente del Sucesor y sus elegidos harían el resto. Medio siglo largo después, “el tiempo que da y quita razones, se ha puesto de nuestra parte ya estamos donde decidimos ir”:¡en el borde del abismo!

Confío en el poder de convencimiento de Alfonso Ussia y en ver abrir los ojos a muchos españoles sobre las intenciones de esos dos locos “cabritines” que han asaltado el poder y gobiernan España y la llevan “a la ruina y a la sangre” nuevamente.

Con los saludos cordiales de

Gil De la Pisa Antolín.