ESPAÑA, “mingitorio” DE LA SINAGOGA DE SATANÁS (1)

¡A ver si nos enteramos de una vez!

ESPAÑA, “mingitorio” de la SINAGOGA DE SATANÁS”

I. HACIENDO… BOCA

Los acontecimientos de los dos últimos meses han provocado una sobresaturación de temas a tratar. Tengo iniciados varias decenas de artículos (a medio terminar) porque cada día salen nuevas burradas en los media, que se sobreponen y debo aparatar y aparcar, a la espera de su elección para publicarlos en mi Web. Todos “hierven” de indignación… El último de esta serie lo titulo “Vómito y sima”, pues a esta situación nos han llevado los responsables de velar por la Patria y el bienestar de sus habitantes.

Esos impresentables, llegados de un modo u otro a tener en sus manos: el Gobierno, la Cultura, o la conservación y expansión de la Fe verdadera, su moral, o la salud de la opinión pública desde los medios comunicación e información hablados escritos o electrónicos o la riqueza nacional, la omnipotencia de las Leyes y de la Hacienda pública, riqueza nacional etc.

Después de siete décadas comprometido en la lucha por la Verdad, la Justicia, el Bien común, cuando por lógica tienes cerca el Puerto de llegada, enriquecido, eso sí, con la enorme experiencia del combate sin desmayo, debo confesar mi absoluta incapacidad para explicarme la ceguera, que afecta a un 90% por ciento muy sobrepasado, de la gente que he tratado, (si me fio de lo comprobado). En ciertos ambientes, sin duda, supera el 98%… Llevo setenta años preguntándome: ¿Cómo es posible no ver lo que tienes constantemente ante tus narices?

No hablo por hablar. Podría traer aquí, centenares –probablemente miles– de ejemplos vividos. Fijemos en cualquiera, ilustrativo y aleccionador para la España de 2019. Les voy a ocupar –si me dejan– un tiempo, ¡no sé si largo!, lo veremos al final…pero el fin perseguido lo justifica. Daría por bien pagado el esfuerzo si consigo convencer a uno solo de mis lectores.

Lo viví hace más de sesenta años en mi juventud.

Veamos. Pero situémonos previamente.

Desde que Fidel fracasó en su intento de tomar el cuartel Moncada de Santiago de Cuba, en la noche del 25 al 26 de julio de 1953, diríase que los cubanos empezaron a ver visiones… No había forma de hacerles pisar tierra.

(Algunos se lo deben saber de memoria pues lo he contado por escrito, de palabra, en mis conferencias, en mis boletines, en mis libros etc., pero para los que no lo han oído nunca lo voy a referir, pues tiene la fuerza de “haberlo vivido y estado allí” vivirlo y estar allí”…)

En ese verano de 1953, los “futuros” héroes de la primera “Revolución roja triunfante” en Hispanoamérica, creído los sueños de cerebro enfermo y daban por seguro que “todos los militares son unos borrachos”.  E hicieron, consecuentemente, un “cálculo genial”:

Como el 25 de julio –Fiesta del Patrón de la ciudad, Santiago de Cuba— a la hora de irse a dormir todos estarán ahítos de alcohol, con una cogorza de aquí te espero, los cogeremos, durmiendo la curda, y sin gran riesgo nos adueñaremos del segundo cuartel de la Isla”.

Pero no conocían bien a los soldados de su tierra. Fueron recibidos a tiro limpio y liquidados en un santiamén. Algunos se salvaron, entre ellos Fidel. Viperinas lenguas y mal pensadas, lo tomaron por el capitán Araña, y afirmaron que el Libertador no se expuso al riesgo de privar a Cuba de su tesoro por culpa de algún traidor. Sea o no cierto, el hecho es que el Comandante se salvó.

El “enorme”, apostólico y bonachón Arzobispo de Santiago de Cuba, el gallego Monseñor Pérez Serantes, fue el paraguas que salvó a Fidel. Cuando yo llegué a Cuba era obispo de Camagüey, solo luego, por mi innata abundante actividad y capacidad de organizador de grupos –de Acción católica, catequesis en barrios de indigentes, cine foros, etc., –lo traté personalmente en algunas ocasiones. Era un obispo extraordinario, campechano, que imponía por su corpulencia y personalidad inolvidable. Se han escrito bastante tonterías sobre él “confundiendo  la velocidad con el tocino”. A mi entender fue un obispo admirable.

Podría decirse que a partir de ese 26 de julio, en Cuba se instaló la sinrazón y la ceguera fue una enfermedad contagiosa que se propagó como la peste-

Un ejemplo vivido. En la Universidad Católica Santo Tomás de Villanueva, por su enseñanza nada masificada –solo medio centenar de universitarios, como máximo por aula—- . En “La Colina” –la Universidad Nacional—por el contario, éramos varios centenares y funcionábamos así: acudíamos por obligación a las clases pero, luego teníamos que matricularnos en las “Academias”, que pululaban cerca. Gracias a ellas hacíamos verdaderamente, la carrera; allí te explicaban lo que el catedrático no hacía. Recordaré siempre la primera clase en la “Academia Riemann XYZ” donde me matriculé. El profesor inició la lección así: “Hoy, el catedrático os ha explicado el teorema “x”… y supongo que os ha dicho “por un paso lógico…la resolución de esta ecuación pasa”… a esta otra forma.

Nos reímos todos pues; la había clavado, había sucedido exactamente así. Y continuaba: “Ahora, vamos a ver en que consiste este “paso lógico”. Y para desarrollarlo, llenó media pizarra de integrales…

Villanueva, era una Universidad privada, de los Padres Agustinos USA y lógicamente era cara. Y ahí se desarrolla mi relato, una de tantas pruebas de la ceguera señalada. Estamos en la Facultad de Filosofía y Letras, donde estudiaban las niñas bien de la “high life” de la Sociedad cubana.

La Universidad “Santo Tomás de Villanueva”, era –digamos— una “elongación” de la “VILLANOVA UNIVERSITY” -la Universidad más importante y antigua de Pensilvania–, catalogada como de calidad máxima en Estados Unidos. El Decano de la Facultad, será el protagonista de este hecho demostrativos de la comentada “ceguera de los cubanos” (por cierto el Dr. Pérez Cabrera me manifestó su deseo de dirigir mi tesis de grado que preparé desde el primer curso, durante los cuatro años de carrera–más un quinto dedicado– exclusivamente a la tesis– pues yo había elegido un tema polémico, –¿cosa rara, verdad?)–; lo consideré un honor). Mi tesis versó sobre el mártir de la masonería, D. Gabriel García Moreno, Presidente del Ecuador.

(Doy estos datos para facilitar al lector su situación en el meollo del escrito que están leyendo).

Estas “niñas bien” eran en su mayoría “fidelistas”…y, en sus habitaciones,–se enorgullecían de contarlo– resplandecía en lugar preferente la foto ampliada del “gran Liberador y futuro Salvador” de Cuba y responsable de la “vuelta a la Democracia”… Me informaron años más tarde que una de mis admiradoras, Marcia Leiseca ocupaba un cargo importante en el Gobierno de Fidel. Era una chica inteligente y la tenía por cuerda… Yo tenía cierta pequeña popularidad y el Rector, el P. Kelly me llamó un día para decirme que “no soliviantará a la Universidad”, cuando la realidad era lo contrario: yo hacía era todo posible para impedir la creación del nefasto sindicato de estudiantes –la “FEU”–. Eran auténticos matones, a los que conocía bien, desde 1946 cuando sacaba mis dos bachilleratos. En el Instituto Central de la Habana los bedeles me avisaron e insistían en que me estaba jugando la vida con mis discursos a los compañeros hablando de España y la Falange, que en Cuba seguía viva a pesar de la prohibición de Batista –en la Primera Dictadura suya–. Pero tenía 18 años, la sangre caliente… pues me topaba cada día en las “guaguas” con revisores rojos españoles exiliados…–yo no quitaba las cinco flechas de la solapa…– y a esa edad no se conoce el miedo–.Y luego de LA COLINA, cuando estudiaba ingeniería, a la que perteneció como líder Fidel Castro desde que pisó la Universidad y a quien le regalaron (como a todos los de la FEU) el título…No necesitaban estudiar. Se imponían por el “terror”…He contado en mis publicaciones la respuesta que le dio al P. Amando Llorente cuando le invitó a entrar en la ACU, al graduarse en el colegio de Belén.

Mi popularidad venía de haber plantado cara… precisamente, para evitar que los profesores “facilitaran argumentos” a los promotores de un sindicato de estudiantes… cuando allí éramos una familia y no lo necesitábamos (y, sin pretenderlo, –y con gran pesar mío– porque había sido un profesor muy bueno en dos cursos, al Dr. Du Bouchet al año siguiente, le costó el puesto). Por lo demás me limitaba como otros a escribir en el QUIBÚ, revista de la propia universidad, pero no más. Le aclaré las cosas al P. Kelly: dejándole claro que yo no me metía en líos… Lo comprendió, pero me respondió: “Sí, pero la gente te escucha, cuida mucho lo que dices… “

El Dr. Pérez Cabrera, un intelectual de talla y ¡el “equilibrio en persona”!, estaba perfectamente informado sobre la Historia y la Política antigua y… la del momento, viendo la ceguera de sus alumnos –en gran mayoría alumnas—un día se presentó en el aula con un libro sobre el “Bogotazo” (que tuvo lugar en 1948, evidentemente en Colombia; habían pasado seis años…pero ya había libros sobre el tema). En ese texto impreso en Colombia, se referían las salvajadas del famoso golpe revolucionario ocurrido como dice su nombre en Bogotá, aprovechando la reunión de la mayoría de los líderes y jefes de gobierno Hispanoamericanos y de Estados Unidos en la IX CONFERENCIA HISPANOAMERICANA, donde nació la OEA. Y en ese libro se hablaba ya del papel protagonista de Castro en ese golpe. Pero el Decano no logró cambiar la idea de sus alumnos sobre Fidel…

Han pasado setenta años y no somos muchos quienes vivimos el momento Yo tenía veinte años y Fidel, 22. Recuerdo como si fuera hoy, aquellosdías de sangre y muerte, ¡todo dentro del Plan maquiavélico de la Sinagoga de Satanás! para acabar, no solo con España sino también con la Hispanidad y las naciones hispanas que la integran. Realidad ignorada o menospreciada por nuestros seudo intelectuales borregos, pero que se ajusta a la más pura objetividad. Y cuanto más tardemos en enterarnos peor para el Mundo, no solo ya para España y su Obra.

Precisamente esta serie que inicio hoy tiene como objetivo principal ver si, en un último esfuerzo — cuando ya me quedan pocas oportunidades y tiempo– consigo que alguien se entere de algo… Porque la realidad es que “el Poder Supremo sin rostro’’ ”,promotor del Rey Único Universal Judío –alias “Sinagoga de Satanás”– cada vez tiene menos oposición y más libre el camino para imponer la tiranía universal prevista y anunciada en el Apocalipsis, pues ha sido nada menos que el discípulo preferido de Jesús, quien nos avisó y puso sobre la pista, del nacimiento de la Sinagoga de Satanás, hace la friolera de dos mil años, con esta frase literal:“He aquí que yo te entregaré algunos de la sinagoga de Satán…” (Ap. 3, 9).

Denunciar esta realidad objetiva,  no es una iniciativa mía, ni de cuantos antes, ya lo habían hecho, ni de cuantos se han sumado posteriormente a lo quees tan evidente que hace faltar o estar ciego o ser muy cortito de inteligenciapara ignorarlo. Diríamos que es el propio Dios quien lo quiere y levantó la liebre por medio del “Águila de Patmos” –. “Águila” por la profundidad y altura de sus escritos: Evangelio, epístolas y Apocalipsis. Por lo tanto, utilizando el lenguaje del pueblo: “¡A mí que me registren!”, estoy absolutamente seguro y tranquilo por lo escrito, guste o no, cabree al personal o lo deje indiferente…Es, sencillamente, una invitación a salir del “rebaño de borregos”,que es el mundo de hoy. Maravilloso en “Tecnología” y desastre en “Sabiduría”.

                            * * * * *

En la misma línea veamos otra prueba incontestable de ceguera colectiva. Evidentemente, los jóvenes que me leen no vivieron la era de los “maquis” y hasta quizás no sepan de qué va. Estos “héroes de los rojos” eran los enviados por Santiago Carrillo, marxistas radicales y, por lo tanto, criminales natos, incendiarios, destructores de obras de arte, canallas miserables, y sobre todo, asesinos. Eso sí, se presentan siempre ofreciendo, urbi et orbi, “liberar al pueblo de todo tipo de tiranías” para luego, una vez desarmados, ponerles las “caenas”,  grilletes, para toda la vida…

Los conocieron bien los “pageses” en las masías y en los pueblos de la Cataluña profunda. Preguntaban: “¿dónde está la guardia civil?” Y, como los campesinos no tenían la menor idea, el maqui los dejaba tirados con un tiro en la sien para que se enteraran y aprendieran el significado de “liberar a los pueblos. Un amigo ex-marxista, –y luego gran amigo y a quien dejé como Delegado de Fuerza Nueva en Cataluña cuando me llamó Blas Madrid para la Secretaría General y Organización a nivel nacional– que se pasó a los nacionales en la batalla del Ebro con todas las “cotas” exactas delemplazamiento de las baterías rojas -,joven alcalde de San Sadurní d’Anoia se libró de morir asesinado así, porque cuando los maquis lo vinieron a “visitar” no lo encontraron pues había ido como acompañante del obispo de Barcelona por la diócesis.

Pues bien, esa misma práctica la aplicaban el “Che” y los fidelistas en la Sierra Maestra: Preguntaban a los guajiros: “¿Dónde están los soldados del Ejército cubano”? , y como los pobres campesinos no lo sabían ni podían saberlo recibían la “misma medicina” del tiro en la nunca. Era una realidad conocida de quien quisiera estar informado. Pues bien, al cubano, –al 90 y tantos por ciento–, esa realidad tampoco le servía para convencerse de la imposibilidad que unos asesinos pudiesen traer la libertad ni la soñada “democracia” a la Isla. Me respondían, sí, es cierto pero es consecuencia de la “tiranía de Batista” cuando lo echemos eso, todo cambiará…Y se quedaban tan panchos con una respuesta digna de burra de Balaán. No he logrado entender nunca a la gente que ha perdida la capacidad de razonar y se limita a recurrir a tópicos.

CONTINUARÁ CON EL “II”-…

ESPAÑA MINGITORIO