MACARENA OLONA, Y FEDERICO JIMENEZ LOSANTOS

MACARENA OLONA, Y FEDERICO JIMÉNEZ LOSANTOS

Ha sido una entrevista-discusión de la máxima altura. La estaba esperando desde que se anunció y no me defraudó.  Dos inteligencias privilegiadas y preparadas, dos enamorados de España con formación y antecedentes distintos. Ambos con títulos y derechos adquiridos para hablar con propiedad y conocimiento. Los dos fieles a sus estilos y sabiendo de qué hablaban.

No oculto mi admiración por ese maestro indudable de la “comunicación mediática” –y en especial radiofónica’—pudiendo decir, como de Rafa Nadal  que tardaremos en ver otro. Eso no impide que,  en según sobre qué temas,  yo me vea en las antípodas de su opinión…, pero habida además del  apasionamiento con el que defiende sus ideas, tiene la gran virtud de buscar la Verdad (aunque no cree que la encuentre del todo mientras siga sin desprenderse de las consecuencias “de su pasado”: formación por gente a la que él admira y para mí no lo merecen tanto, militancia marxista, haberse movido en ambiente antifranquista, etc….) y la no menos importante, de amar a España y la  Libertad  con pasión y  no ocultar su defensa de “la obra de la Iglesia Católica, tanto en sí misma,  como por considerarla fundamento de la esencia nacional” …etc. Si a esto se añade su claridad al hablar,  justifica el que lo aplauda casi siempre.

Ciertamente, es bastante “bestia” en la forma de tratar a la nefasta Jerarquía Católica “postconciliar”  de modo tan duro,  pero se lo ha buscado… A pesar de todo, las monjitas tradicionales (dotadas generalmente de un agudo “Sensus Fidei” y “Sensus Dei”),   lo quieren mucho y siempre rezan por él… Y acabarán volviéndolo al redil de la Fe de sus padres. (Personalmente no creo en su  “agnosticismo”… no pega con su actuar)

De Macarena Olona sabía muy poco antes de que “fichara” por “VOX” y ha superado la buena opinión que me había formado sobre su capacidad profesional y lo esperado de ella como política. Estuvo realmente a la altura ante un polemista duro, experto y sin complejos como es Federico. Aguantó perfectamente sus embestidas dialécticas, le aclaró y puntualizó conceptos y, como buena polemista,  no se limitó en actuar a la defensiva, pues  supo atacar los flancos débiles de la argumentación popularizada por los enemigos de VOX, dueños de los instrumentos creadores de opinión y esgrimida por Federico,  poniendo los puntos sobre la í, y dejando  las  cosas claras en casi todo.

Esta entrevista permite a la gente inteligente saber a qué atenerse sobre los acontecimientos de interés vital para España de Murcia y Madrid.

En cuanto a mi “veredicto” sobre esa esperada entrevista-diálogo- polémica, a mi entender quedó en tablas,  porque la realidad sangrante de no firmar un acuerdo es una realidad que perjudica mucho a “VOX”… Aunque (como expliqué en mi escrito anterior: “¿LO CONSEGUIRÉ”) y creo haber dejado claro que el Movimiento de Santiago Abascal –“VOX”–no tiene la menor culpa de que CIUDADANOS  esté emperrado en insultarlo, ignorarlo,  con el efecto práctico  de impedir, con su obstinación, gobernar, YA,  Madrid y Murcia a la llamada Derecha, los hechos están demostrando  que los Medios de comunicación y el los partidos políticos restantes,  han vendido al Pueblo Soberano la falsa culpabilidad de VOX.

Pues bien, a  Macarena Olana le faltó un no sé qué, para dejarnos con  la seguridad de que había vencido claramente… Le he dado muchas vueltas y no logro dar con ese “poquito” culpable de no obtener un éxito total…

Disfruté de verdad y, tanto Macarena como Federico,  merecen todas las felicitaciones por su brillante “tête à tête”. Me imagino las discrepancias entre mis lectores, pero me limito a dar mi opinión,  ¡absolutamente falible!

Y, evidentemente, Macarena Olana, fue agigantándose  de menos a más, con el transcurrir de los minutos.

MACARENA Y FEDERICO