“LA PACHAMAMA” ARDE EN CIUDAD DE MÉXICO

“LA PACHAMAMA” ARDE EN CIUDAD DE MÉXICO

Al parecer,  las naciones católicas  de la HISPANIDAD,–¡fieles a sus genes!–, está reaccionando frente a la traición clásica habitual de las naciones sajonas a la Fe de Cristo quemando ídolos….

Los obispos alemanes se han sacado de la manga la idolatría indígena y el Sínodo de la Amazonía con la bendición del papa  italiano argentino –que menosprecia la civilización española—… Mientras  los  herederos de la Nueva España queman los ídolos paganos que la Jerarquía Católica Universal entronizado la idolatría en el propio Vaticano.

Por INFOVATICANA | 04 noviembre, 2019

En una céntrica iglesia de la Ciudad del México, presidida por rector de la misma y canónigo penitenciario de la Iglesia Catedral, hemos podido asistir con gran gozo a la quema de imágenes de la Pachamama, con la oración de exorcismo, pidiendo perdón a Dios por las afrentas sufridas en los últimos días.

Hace un mes la Pachamama entró en nuestras vidas, seguro que muchos no habían oído hablar nunca de la conocida ídola americana. Vimos con estupor cómo se le rendía adoración en los jardines vaticanos, con la presencia y aprobación del Papa Francisco. Era el día de San Francisco de Asís y el comienzo del sínodo de la Amazonia. Las imágenes de las ídolos, y de sus idolillos acompañantes, han dado la vuelta al mundo y han causado una polémica todavía no superada ni aclarada. Los medios vaticanos han intentado negar y oscurecer el hecho imposible de ocultar ante las imágenes que todos hemos visto.

Nos consta que son muchos los lugares e iglesias que en público y en privado han rezado y elevado oraciones al cielo por este desaguisado. En América, muy especialmente en México, saben muy bien de qué hablamos porque la fe cristiana sigue luchando contra la idolatría y la superstición cada día. En estas tierras saben que estas cosas son serias y que detrás está el demonio en persona. El culto y la adoración a los demonios en sus múltiples formas trae desgracias, y no pocas, que arruinan vidas y familias y enfrían la fe.

En este domingo hemos visto con inmenso placer cómo el Padre Hugo Valdemar, uno de los sacerdotes más ilustrados de México y que sabe muy bien lo que se trae entre manos, conocedor a fondo las primitivas religiones que poblaban estas tierras y del enorme esfuerzo de los misioneros, especialmente franciscanos, por erradicar la idolatría sin contemplaciones.

La Virgen de Guadalupe es el gran exorcismo que protege a toda América de estas idolatrías y que encamina hacia el encuentro son su Hijo Jesucristo. No es tolerable que, ni de lejos, podamos escandalizar a los católicos americanos con las locuras vividas este mes de octubre en Roma. Tenemos la impresión de que estamos viviendo una especie de posesión colectiva que está enloqueciendo a las personas y oscureciendo su entendimiento.

El acto ha consistido en unas plegarias de desagravio por los actos cometidos en el sínodo, en San Pedro y en la Traspontina de Roma, por las publicaciones de la Conferencia Episcopal Italiana y por los cantos de la Catedral de Lima.

Tres imágenes de la Pachamama han sido quemadas en la Ciudad de México y esperemos que el acto de oración sirva de ejemplo en mucho otros lugares. Tratar con frivolidad las cosas de Dios y caer en la idolatría nos reduce a niveles increíbles de degradación.

Gracias Padre Hugo por su valentía y por ofrecernos este ejemplo tan necesario en estos momentos siguiendo el ejemplo de los apóstoles de América. Que la Virgen de Guadalupe nos proteja de la confusión y nos lleva al esplendor de la fe.

Juan Diego de Calpulalpan